28 jul. 2008

LA MUERTE DE YOUSSEF CHAHINE


A los 82 años falleció el cineasta egipcio Youssef Chahine. Estuvo internado, víctima de una hemorragia cerebral, en estado crítico hasta el sábado –26 de julio-, cuando se produjo su deceso, informaron las autoridades médicas del centro asistencial de la ciudad de El Cairo, donde era atendido.

****

Nacido en Alejandría en el seno de una familia católica de origen libanés en 1926, Chahine se educó en distintas instituciones inglesas de esa ciudad, en la que se acercó al mundo del teatro. A mediados de la década del 40, ganó una beca de la Pasadena Playhouse de Los Angeles. A su regreso a Egipto en 1948, se convirtió en asistente de dirección. Su debut fue con la comedia Papá Amin, alejada de la calidad y las preocupaciones de su obra posterior.
Duelo en el valle y Duelo en los muelles, fueron melodramas con ribetes sociales protagonizados por la famosa pareja Faten Hamama y Omar El-Sharif, cine realista auspiciado por el gobierno nasserista. Tras un paréntesis musical (con Adiós a tu amor y Tú eres mi amor) Chahine materializaría esas promesas, hasta convertirse en el realizador egipcio más famoso. Estación Central , ses refiere a la Terminal ferroviaria de El Cairo, y a su vida, pero también resultó un acercamiento al problema de la represión sexual en la sociedad de su país, con una más que brillante interpretación del personaje principal por parte del propio Chahine. Ese mismo año realiza Yamila, primera de cuantas películas se dedicarían a la guerra de Argelia y también su primera aproximación al cine político, una línea que con tinuaría, por ejemplo, con El gorrión, realizada en la resaca de la derrota de 1967, que llegó tras productos comerciales menores (Un hombre en mi vida, La gente y el Nilo, el musical El vendedor de sortijas y Como un ídolo de arena, coproducción rodada en España. También de aquellos tiempos son Saladino y La tierra y La tierra, que marcó su recuperación del realizador, según la novela de Abderrahman Cherkawi.
Alejandría, ¿por qué? es una ambiciosa evocación de la vida en su ciudad natal en las postrimerías de la ocupación británica, así como una primera indagación sobre el problema de la identidad árabeque fue injustamente tildada pro Anwar El-Sadat. Le siguieron Una historia egipcia u Ocho y medios, que le valieron el respaldo de distintos productores franceses para acometer un nuevo relato histórico, Adiós Bonaparte, acerca de la expedición napoleónica a Egipto.
Chahine recibió numerosos reconocimientos por su obra, como el Oso de Plata en el Festival de Berlín (en 1979 por Alejandría, ¿por qué?), el Premio Especial del Cincuentenario en el Festival de Cannes, el Tanit de Oro en las Jornadas Cinematográficas de Cartago por el conjunto de su obra, y exactamente hace un año estuvo presente en la retrospectiva con la que se lo homenajeó en el 1º Festival de Granada-Cines del Sur.
Su último filme, Caos, compartido con Kailed Youssef presentado en competencia oficial de la última edición del Festival de Venecia, fue descrito por la prensa internacional como una severa crítica a la actual situación política y social en Egipto

Claudio D. Minghetti

No hay comentarios: