12 jul. 2008

Recuerdo de Hugo del Carril

Cantante de tangos, actor y realizador, pero también figura comprometida con la política de su tiempo, que puso su voz a la marcha que identifica al peronismo casi desde sus inicios, Hugo del Carril (tal su nombre artístico) nació como Piero Hugo Fontana, el 30 de noviembre de 1912 en el barrio de Flores. Muy pequeño todavía, al separarse sus padres, quedaría a cargo de un matrimonio amigo ya adolescente abandonó el colegio secundario para trabajar en una planta industrial y como taquígrafo, antes de debutar como locutor y cantor en Radio del Pueblo en 1929. Se lo conoció con diferentes seudónimos, hasta que en 1935 encontró el definitivo, con el trabajó primero en Radio Nacional y después en El Mundo.
En 1936, apareció por primera vez en el cine, en “Los muchachos de antes no usaban gomina”, de Manuel Romero. En 1940 ya cobraba 50 mil pesos por película, y se convirtió con Luis Sandrini (que cobraba 100 mil) en uno de los mejores pagos del país. En 1944, durante el rodaje de“La cabalgata del circo”, conoció a Eva Duarte, la futura esposa de Juan Domingo Perón..
Sin embargo, fue Homero Manzi, en 1948 (el año de su debut como director con “Historias del 900”), quien lo acercó al peronismo. Un año después grabaría la famosa marcha, acompañado por la orquesta del Teatro Colón.
El cantante y director se enfrentaría a Raul Alejandro Apold, secretario de información pública de Perón, y también a Luis Cesar Amadori, el cineasta protegido del mandatario. En 1951 dispuesto a llevar al cine un tema social con escenografía local, eligió “El río oscuro”, del escritor Afredo Varela, por entonces preso, que se convertiría en el drama épico “Las aguas bajan turbias”. La película fue presentada, tras la muerte de Evita, en el Festival de Venecia de 1952 y Del Carril, que recibió elogios de los franceses René Clair y Georges Sadoul, entre otros, pudo vender su obra a siete paises europeos, la India y Estados Unidos, donde se mantuvo por mes y medio en cartel.

Del Carril v. Apold
Al regresar, del Carril criticó duramente a Apold por su comportamiento en la muestra italiana. A tres meses de su estreno en el Gran Rex., el director fue acusado por el diario Crítica, de haber cantado en el Uruguay el día de la muerte de Evita,. La película fue levantada de cartel, Artistas Argentinos Asociados y Radio Splendid rompieron los contratos que tenían con él. No obstante, en 1954 y como parte de una nueva sociedad, Del Carril logró concretar “La Quintrala”, una supérproducción que por su temática (la historia de una impiadosa y herética dama chilena del siglo XVII apasionada por un jesuita) recién se estrenaría en mayo de 1955, y levantada de cartel casi de inmediato, para no inflamar aún más la relación entre el gobierno y la Iglesia Católica, poco antes de la Revolución Libertadora.
Dicen que, en una tarde 1954 y en un encuentro con Perón, Del Carril acusó a Apold de ser el autor de la “listas negras” en las que él también había sido incluído, y que en esa misma reunión, el secretario el oscuro funcionario le hanría retrucado a viva voz, acusándolo de “comunista”. Perón, sin embargo, recordaba Del Carril, le levantó el pulgar, de allí que en poco tiempo pudo dirigir otras tres películas.
Tras comenzar el rodaje de “Más allá del olvido” en agosto de 1955, y del golpe militar de septiembre, acusado de contrabando, fue encarcelado por mes y medio en la vieja Penitenciaria Nacional.

Como director filmó algunas películas más, hizo giras, algunas puestas musicales en teatro que fueron éxitos, trabajó como actor en numerosas películas populares, y a pesar de sus frecuentes vueltas a aparecer políiticamente no sufrió mayores persecuciones. Incluso se lo vió cantando por TV. En 1973 y a pedido de Perón, se puso al frente del Instituto Nacional de Cinematografia junto a Mario Soffici, cargo que dejó antes de poder ver aprobada una ley de cine, que fue su última expresión de deseo en aquel cargo. Y hasta volvió a dirigir una última película, “Yo maté a Facundo”, con Federico Luppi, que se estrenó con más pena que gloria. Con la vuelta de los militares al poder en 1976, su nombre fue borrado por completo de la radio, el cine y la televisión, forzado a exiliarse en México hasta 1981. En 1985 cantó en el Teatro San Martín, cuatro años antes de su muerte, el 19 de agosto de 1989.

Claudio D. Minghetti

No hay comentarios: