4 ene. 2010

El mural: Olivera pinta a Botana y Siqueiros


No caben dudas de que el tema elegido por Héctor Olivera para su vuelta al cine (a varios años de Ay, Juancito) es interesante: el mural encargado por Natalio Botana, el empresario periodístico propietario del diario Crítica, nada menos que al mexicano David Alfaro Siqueiros, para decorar el subsuelo de la cocina de su casa-quinta Los Granados, ubicada en la Provincia de Buenos Aires que, tiempo después (y eso ya no aparece en el relato), sería desmontado de allí y confinado en containers sin cuidado alguno y tras muchas pujas incluso internacionales (con México, obviamente), recuperado por orden presidencial (Cristina Fernández de Kirchner) y vuelto a montar en otro lugar recuperado (la vieja aduana Taylor, descubierta en los subsuelos de la zona posterior a la la Casa Rosada), que finalmente podrá ser apreciado por el mundo a partir de los festejos del Bicentenario, es decir al promediar el año que comienza.
Los televisivos Luis Machín y Carla Peterson, la múltiple Ana Celentano, el mexicano Bruno Bichir, Sergio Boris,el ya crecidito Gustavo Noya, Juan Palomino y Mónica Galán tienen a su cargo los personajes principales de esta coproducción con México. El guión de El mural pertenece al autor de La Patagonia rebelde y No habrá más pena ni olvidos, a cuatro manos con su hijo Javier Olivera (también director adjunto) y Antonio Armonía.

No hay comentarios: