28 ene. 2010

El curioso adiós al cine Astoria, en Málaga





Nota: Las imágenes incluidas en este artículo forman parte del proyecto Sujeto encontrado, del colectivo Maldito 4, y son excelentes.
.......................................................................................................................
Las salas cinematográficas, en todo el mundo cierran. Pero ¿qué quiere decir esta frase que de hecho se repite periódicamente hace más de dos décadas?

Es simple: las salas convencionales que conoció el cine por casi un siglo no tiene lugar en este nuevo mundo de consumo y tecnologías cambiantes. Aquí y allí no existe decisión siquiera de conservar aquellas salas que por su arquitectura valdría la pena sostener, incluso a través de los apoyos oficiales.
Buenos Aires y las principales ciudades del interior del país vienen sufriendo esas pérdidas y son muy pocas las veces que algunas construcciones que en su tiempo fueron veneradas, sobreviven parecidas a lo que fueron en sus tiempos de esplendor.
El caso que ilustran estas imágenes es el de un cine malagueño que al mis tiempo que era desmantelado, sirvió –al menos parte de su escenografía característica: su marquesina- como tipografía en tres dimensiones útil para una performance que recuerda a aquellas de tiempos de los porteños Instituto Di Tella y CAYC, eso si, del otro lado del Atlántico, más precisamente sobre el Mediterráneo.

¿Cómo se llamaba aquel viejo cine que ya no existe? Astoria, que se anticipó al cierre de lasa que conformaban el complejo Albeniz, a unas pocas cuadras de allí, en la ciudad donde nació y vivió Pablo Picasso.

2 comentarios:

Miss Rosenthal dijo...

Hola, estas fotos son tuyas?
Te puedo coger una de ellas para ilustrar un artículo sobre la noche en blanco de Málaga? Van a hacer una perfomance con estas letras en el antiguo cine!
gracias

Claudio D. Minghetti dijo...

Javier: Un millón de disculpas por no haber citado la fuente. Fue un desliz en medio del entusiasmo por haber encontrado tan buenas fotos del "desmontaje" allí en Málaga, una ciudad que verdaderamente amo, igual que a su gente y en especial a los que siguen con tanta pasión el mundo del cine y la cinefilia. Gracias,