16 may. 2014

DIEGO LERMAN LLEGA A LA QUINCENA DE CANNES CON "REFUGIADO", CON JULIETA DIAZ

A cuatro años de "La mirada invisible", el talentoso cineasta argentino Diego Lerman participa en Cannes en La Quincena de los Realizadores con "Refugiado", la historia de un niño y su madre, con Julieta Díaz, que como él y Nicolas Avruj, el director de fotografía, el polaco Wojtec Staron, y los coproductores de Colombia, Francia, Alemania y Polonia están aquí. -A pesar de los reconocimientos y premios, pasaron cuatro años de tu anterior película, porqué? -Es el tiempo que lleva en general armar una película de mediano presupuesto con co.producciones internacionales en Argentina. Ahora para la próxima espero poder hacerlo más rápido, pero nunca es fácil. Siempre con cada nuevo proyecto es arrancar de cero. Sin embargo mientras esperaba solucionar el presupuesto trabajaba en diferentes proyectos, tal vez los más destacables sean una obra de teatro "Qué me has hecho, vida mía", que coescribí y dirijo, con la que estamos por arrancar la tercera temporada, y "La casa", una serie de trece unitarios de ficción que se va a estrenar este año. Fue un gran laboratorio. También con Niicolás Avruj, desde nuestra productora, Campo Cine, produjimos algunas películas de otros directores. -¿Es un proyecto que tenías en carpeta hace mucho tiempo? -Estaba por estrenar "La Mirada Invisible" en 2010, y un mañana llegando a la productora veo que cerca de la puerta había periodistas, policías y rastros de sangre. Cuándo pregunto que pasó me informan que un hombre disfrazado de viejo había disparado contra su ex mujer. La mujer estaba con los hijos de ambos, los estaba por dejar en un colegio que queda justo enfrente. El caso me conmovió muchísimo y seguí durante un tiempo la evolución de la mujer que milagrosamente se salvó. -¿Y cómo siguió el caso? -El Hombre fue preso y luego de un par de años fue condenado a 21 años de cárcel. Fue un caso resonante, entre los muchos de violencia de género que hay en nuestro país. Quedé conmovido por lo sucedido y comencé, casi sin buscarlo, una extensa investigación. La Mujer acribillada la noche previa a ser atacada había sido amenazada por el Hombre y cuándo pidió ayuda le habían dicho que debía protegerse en un "refugio", pero ella no quiso ir. Al otro día, pasó lo que pasó. Yo no sabía de la existencia de estos lugares y con el tiempo conocí varios, inclusive tuve la oportunidad de dialogar con varias mujeres que se esconden allí. -¿En ese momento nació la idea? -Es por todo esto que siento yo no busqué hacer esta película sino que la película me buscó a mi. Justo ese año nació mi hija Renata, lo cual me hizo tener la convicción de que quería abordar ese tema, no sé por qué pero ser padre de una nena fue clave para contar esta historia. Fue un intenso trabajo de guión e investigación que duró tres años. Mi otro hijo, Milo, tiene hoy casi la edad del protagonista y si hay algo que me conmueve enormemente a partir de haber sido padre, es la mirada de pureza de los niños, ese lugar no contaminado por el mundo adulto desde dónde miran la realidad y desde dónde la construyen me resulta absolutamente atractivo. Estaba yo queriendo trabajar en esa mirada, en ese territorio. -¿Cómo reaccionaste ante la noticia de que veías a Cannes? -Estoy muy contento, la Quincena es un lugar muy confortable. La verdad es que dudé mucho antes de mandarla porque terminé de rodar hacer poco y no quería presentar algo en estado de trabajo. Pero finalmente me insistieron bastante a que lo haga y me convencieron diciéndome que varios presentan en ese estado, así que la mandamos a ultimísimo momento y al otro día nomás recibí un correo diciéndome que la querían. Ese entusiasmo, me entusiasmó. Luego se cerraron varios acuerdos que hicieron que la película se cerrara y recibimos un fondo de post producción en Francia. -Terminó siendo una coproducción de varios paises... -Si, con Polonia, Colombia, Francia y Alemania. Dentro de ese esquema estaba pautado que la postproducción de imagen se hiciera toda en Polonia, por lo que Wojtek Staron, director de fotografía estuvo a cargo del proceso, y con Kaspar Kallas, un gran artesano del cine, viene de trabajar con Werner Herzog, porque la imagen que buscábamos era atípica. -Igual que "La mirada invisible" volvés auna historia con pocos personajes? -Al menos por ahora no me interesan, las películas con enormes despliegues. Me gusta estar cerca de los personajes, de las sensaciones y de las emociones que atraviesan. -Si tuvieses que resumi la idea alrededor de la que gira la historia, cómo lo harías? -Básicamente cuenta el viaje de una madre y un hijo forzado a raíz de una situación de violencia mientras buscan un refugio en dónde esconderse. Para mi esuna road movie urbana y doméstica. No es estrictamente de género pero tiene momentos de thriller. -¿Te interesan las mujeres como ejes de historias? -Calculo que sí aunque no es algo consciente. En este caso gira más bien en torno a un niño y una madre, una historia atravesada por la violencia. La violencia explícita está en fuera de campo. Más que la violencia en sí misma lo que se muestra la película es lo que la violencia genera. Es decir los rastros de la violencia, todo eso desde el lugar de un niño que está en formación, en una edad en que son una especie esponjas en camino a ser personas autónomas. -Qué tuviste en cuenta para elegir este tema? -Lo que te contaba sobre cómo surgió el proyecto. Fue un guión que me costó mucho sobre todo la decisión de cómo abordar una temática tan dolorosa y actual. La violencia de género es algo estructural enquistado en nuestra sociedad y que atraviesa todas las clases sociales. El hecho de que la violencia entre miembros de una misma familia no tenga un castigo claro y contundente a través de una sanción moral, cultural y judicial hace que de plantearse una transformación a fondo en este ámbito tal vez se produzca una total puesta en crisis del status quo social actual.mPor momentos tengo la sensación que estamos frente a un verdadero genocidio cotidiano en el que aparecen casos y más casos. -En el filme aparecen víctimas verdaderas... -La Mayoría de las mujeres que aparecen en la película en el refugio, ó inclusive algunas que tienen roles menores, son en su mayoría Mujeres que atravesaron casos de Violencia de Género. -Tenés en cuenta que este año hay una multitud de filmes argentinos en Cannes? -Me pone muy contento la representación que tiene Argentina este año ya que los que vamos somos todos directores que hemos compartido diferentes recorridos pero que prácticamente arrancamos juntos. También ha habido una importante presencia en otros festivales como Berlín, Rotterdam ó inclusive en Sundance y todavía quedan algunas películas muy esperadas para este año de algunos directores que me resultan muy interesantes. -Directores todos de una misma generación... -Creo que está bueno que se reconozca, no solo afuera, sino también en Argentina que hemos seguido haciendo películas frente a muchísimas dificultades con mucho compromiso, dedicación y amor por el cine. Lo bueno también es que ya hay varios directores que arrancamos juntos que hemos filmado tres, cuatro,cinco películas y cada uno fue encontrando y transitando un camino propio y una poética personal. Eso es algo que me parece fundamental, la diversidad de propuestas que hoy encontrás en el cine argentino. -Participar en Cannes te da la posibilidad de poder colocar el filme en el mercao... -Cada vez es más difícil comercializar las películas a nivel internacional. Cannes es un lugar único para mostrarla e intentar tener la atención de distribuidores internacionales, de la crítica, y de los programadores de otros festivales. He visto películas geniales en Cannes y otras enormes bodrios, no creo que el hecho de que haya sido seleccionada quiera decir demasiado más que al comité de la Quincena les ha gustado mucho. -¿Cómo fue la selección del protagonista? -Hicimos un extenso casting con María Laura Berch para encontrar al nene. Cuándo apareció, Seba me cautivó inmediatamente por su frescura, su naturalidad y su impevisibilidad. Esto a la vez de ser una cualidad para hacer una película era un riesgo. Sinceramente el primer día de rodaje mi miedo mayor era que Sebastián no regrese al otro día. Pero no solo volvió sino que siguió viniendo y de a poco se fue transformando en un actor profesional. Para Julieta esta película tenía un desafío extra, ya que no solamente debía atender su trabajo que era de por si muy exigido sino que por momentos debía ayudarme a conducir a Sebastián hacia los lugares que requerían las escenas. -¿Y con Julieta? Julieta también se involucró mucho con la temática y con la investigación, juntos recorrimos refugios, conocimos mujeres que atravesaron por la misma situación que Laura, el personaje que interpreta Julieta. Creo que fue muy valiente de parte de ella el aceptar hacer un personaje tan comprometido no solo por la demanda emocional que requería sino también por ser una tema muy sensible en nuestro país. Estoy muy contento con su trabajo, su entrega y compromiso han sido determinantes en el resultado de la película. -Una vez terminado Cannes, qué recorrido pensás para tu filme, estreno y esas cosas..? -¿Qué pensas del cine nacional hoy? -Creo que hay políticas como las de subsidio y créditos que son un éxito. Me parece siempre importante aclarar que los subsidios al cine salen de lo que el cine genera, es decir fundamentalmente de un porcentaje del valor de la entrada que cada espectador paga. También me parece muy valorable algunos programas federales de formación cómo el Concurso Raymundo Glayzer, del cual participo como tutor de Dirección. Y creo también que hay mucho por hacer, sobre todo en materia de exhibición. Necesitamos que se cumpla la cuota de pantalla y yo personalmente creo que el Estado a través del INCAA debería incidir con más energía y decisión en la exhibición del cine Argentino. -¿Qué pensas que se puede hacer? -En una época se instauró en Corea un sistema en el que por cada película extranjera se debía estrenar una película coreana. Esto obligaba a las multipantallas a dar espacios al nacional. Esa política sostenida en el tiempo hizo que se fortaleciera la producción de cine de ese país como también el aprendizaje del público a valorar su propio cine. Hoy en día el cine coreano tiene desde grandes producciones para todo público como así también películas de autor que participan en festivales más. También me parece fundamental que los canales de televisión participen todos en las producciones nacionales.

No hay comentarios: