16 may. 2014

DAMIAN SZIFRON DESAFIA CANNES CON SUS "RELATOS SALVAJES"

Esta es una versión ampliada de la nota publicada por Télam durante el festival. El filme tuvo dos primeras proyecciones hoy para prensa y acreditados. Fue aplaudido, y en cada momento culminante de humor casi sin excepción negro, la gente lo disfruto con risas. Ya analizaré el filme pero, es importante aclarar, que no hay que contar ni el argumento ni sus detalles porque se puede perder el efecto sorpresa. 
Damián Szifron, el director exitoso a dos puntas, en TV con ciclos puro talento y rating, en cine con propuestas audaces y a la vez comerciales, propone ahora "Relatos salvajes", un poco de todo eso que lo consagró y más, en la competencia oficial de Cannes. 
Se trata de seis relatos con el costado salvaje físico o psíquico como eje, la mayoría y según lo que el mismo Szifrón asegura en diálogo con Télam, terribles, y con la reunión de un elenco con nombres como los de Ricardo Darín y Leonardo Sbaraglia, Dario Grandinetti, Erica Rivas, Oscar Martínez, Rita Cortese, Osmar Núñez, Nacy Duplaa, Germán De Silva, Julieta Zylberberg, María Marull y Gustavo Santaolalla en la música. 
Szifron, autor en cine de dos filmes que sorprendieron, el primero "El fondo del mar", el segundo muy diferente, "Tiempo de valientes", confiesa ser un apasionado por la lectura y la escritura, y esas cualidades rindieron sus frutos tanto con formatos de TV comprados por media docena de países, como las películas, en especial "Tiempo de valientes", que logró medio millón de espectadores. 
El director que llega a Cannes para presentar su film, quien puede predecirlo, quizás tenga la fortuna de encontrarse el último día en el escenario del Palais, con su admirado Quentin Tarantino. 
-Hace mucho que no veíamos algo tuyo en alguna pantalla, unos ocho años... 
-La última película que hice fue "Tiempo de valientes", en 2005, y "Hermanos y detectives" en 2006. Desde entonces abrí una productora que se llama Big Bang, que esta dedicada a desarrollo de guiones, y me dediqué a escribir para cine y para televisión. Lo primero que hice es un guión de ciencia ficción que se llama "El extranjero", que en realidad no se si son tres películas, o seis, una serie para cine, supongo. En realidad voy a ver que destino le doy a ese material que me tuvo ocupado mucho tiempo. -Un género totalmente diferente... 
-Y no es el único. Al mismo tiempo escribí un western hablado en inglés y una comedia romántica, una historia romántica con algo de humor, que espero convertir en otra cosa, no exactamente con esa definición estandar de "comedia romántica", que se llama "La pareja perfecta". "Relatos salvajes" estaba pensado para televisión, en principio 14 relatos y 20 ideas más sin desarrollar. 
-Pero evidentemente algunos de esos cuentos cambiaron su destino... 
-No imaginaba que algunos iban a ser parte de lo primero que iba a hacer. Se abrieron paso por sí mismos. Tenía tantos argumentos en desarrollo, que las nuevas ideas que me iban apareciendo, estaban reducidas al máximo, a su conflicto profundo, lo mas contenidas posible. 
-Algo así como una tormenta de ideas... 
-Si, pero al estilo bonsai, pura fibra. Relatos breves que leí todos juntos, y descubrí que tienen un trayecto, el que me daba muchas ganas de recorrer. La idea era hacer primero "La pareja perfecta", pero no, decidí hacer esta primero. La otra vendrá inmediatamente. Igualmente encontré algo positivo en este nuevo ordenamiento en mi vida. 
-Claro, seguiste trabajando en cine y TV pero en los guiones, si llegar a las grabaciones... 
-No paré un segundo, fueron años de muchísimo trabajo, donde me pude dar el gusto de escribir toda una nueva etapa de trabajo. En mis primeros seis años, dos películas y dos series, después estos ocho con proyectos todos desarrollados para hacer uno detrás del otro. Y el resultado es que a la hora de filmar este, me pude concentrar mucho más en la dirección, porque ya no tenía problemas que resolver de guión. 
-¿En qué cambia esta forma de alternar roles? 
 -En TV siempre estaba acostumbrado a escribir el capítulo 8 mientras filmaba el 4, y la serie estaba por el 6. Siempre estaba con la mente muy ida, entre una cosa y la otra. Además, vivir eso era muy agotador. 
-Una doble vida: ¿un tiempo escritor, otro director? 
 -A mi me encanta la vida del escritor. Me voy a Colonia cinco días y vuelvo, voy a ver una película, voy a un bar, escribo una novela y eso. El estar dedicado solo a escribir es muy placentero y antes siempre parecía no tener el tiempo para escribir así. Ahora pude pensar exclusivamente en las imágenes, en cómo se pone en escena aquello que escribí tan relajadamente. 
-Es decir que con "Relatos..." comenzás una etapa de dirigir y dirigir... 
 -Si, todos los proyectos que te conté saldrán uno detrás del otro, seguro después vendrá otro paréntesis. 

-¿Te apasiona algún cuentista en particular, de los argentinos o extranjeros? En la Argentina hay culto por los cuentos, los de Borges, Bioy Casares, Cortázar... 
 -Es un formato de literatura que me gusta y funciona, pero no podría decir que los míos sean cuentos sean borgianos, o que tengan alguna influencia de esos autores. Pero si que los cuentos me fascinan, esa idea de empezarlos y terminarlos en una noche. 
-¿Pero cuales fueron los que te pegaron fuerte? -En mi casa mi viejo estaba suscrito una antología del Círculo de lectores, que dirigía un español, Agusti Barton, que estaban en series, Relatos maestros del crimen, del misterio, del terror, y del suspenso, que fue cuando tenía 7 años y nos íbamos de vacaciones, después algunos de Sallinger o de Capote, hasta hubo películas como "Cuentos asombrosos", que produjo Spielberg inspirado en "La dimensión desconocida que me dio mucha felicidad. Recuerdo estar parado frente al afiche y pensar en varias historias tipo "Gremlins". Me parecen propuestas muy atractivas y poderosas. 
-Que tu película haya sido seleccionada en Cannes impone un doble desafío, competir con pesos pesados y hacerlo con un producto que es tan difícil pensar en un festival como las comedias, en este caso un relato en capítulos. 
 -Pero estos relatos comparten una energía y un tipo de conflicto, aunque son muy disímiles entre sí, en distintas zonas de la conciencia y de la socioeconomía, hay una conexión y vos la vivís como una montaña rusa emocional, un personaje te deja en un estado y te agarra una nueva historia que recupera la energía que se perdió en la historia anterior, pero no son conexiones físicas.

-¿Es decir son historias que empiezan y terminan... 
-No se trata de un relato episódico en donde cada historia está relacionada con la siguiente por el contacto de algún personaje o algo de la trama, como ocurría en esa obra maestra que es "Tiempos violentos", de Quentin Tarantino, sino independientes. Pero tengo mucha confianza, porque fui muy exigente a la hora de escribir cada uno, desde el más pequeño, que va como prólogo antes de los títulos, hasta el más extenso, le puse mucho esfuerzo al guión, lo que permitió un rodaje muy fluido. 
-Pero ¿fue como hacer seis películas? 
 -Si, pero aún rodando cada uno en lugares bien diferentes, tardamos ocho semanas. Cuando los ves todos juntos te sentís parte de un mismo espectáculo. Es una invitación a disfrutar de la ficción, porque la vida y los sueños están hechos de ficción. 
-¿Salvajes en el sentido "físico" o "psíquico"? 

 -De los dos tipos, hay una muy física, violenta, y en el resto predomina lo psicológico. Hay mucho movimiento, vértigo, tensión, hay mucho humor. En mis ratos libres, mientras no me dedicaba a otros proyectos jugaba absolutamente con este material, cerraba los ojos y me imaginaba lo que le pasaba a los personajes, sin mucho conocimiento adónde me iban a llevar y sus situaciones. El inconsciente me dibujaba el escenario. -¿Seleccionar los mejores temas y los que más hacían un todo fue como lo que hacen los grupos de rock con un album? 
 -Algo así, como buscar el máximo placer, el dramático, con situaciones displacenteras que al verlas provocan mucho goce. 
-¿"Relatos salvajes" es la revancha de hacer seis películas en una, casi una por año de paréntesis
 -Si, algo así, pero como te decía, a mi manera seguí haciendo cine y TV, pero ahora comienza otro capítulo.

No hay comentarios: